¡Envío gratis a partir de 36€! Ver condiciones.

Impresiones Fallout 76, ¿puñalada por la espalda?

Impresiones Fallout 76, ¿puñalada por la espalda?

Somos muchos los que nos subíamos por las paredes esperando lo nuevo de Bethesda. Tanto, que en Mindangos estábamos deseando de sacar unas colección de camisetas Fallout. El nuevo Fallout 76 que se ha lanzado el 14 de noviembre en Play Station 4, Xbox Box One y en PC prometía ser toda una experiencia de acción y rol renovadora en un mundo post apocalíptico inmenso donde compartir vivencias con jugadores de todo el mundo. ¿Han cumplido con esto? En teoría sí.

Y decimos en teoría porque en realidad tenemos de todo esto y a lo grande: un gran mapa por explorar, bichos de todo tipo a los que destruir, armas… y con las bondades de un multijugador online con las que vivir la aventura con amigos mientras nos reímos y/o insultamos desde el sofá de casa.

El problema viene cuando te pones algo tiquis miquis. Como juego apunta maneras, pero… ¿no he jugado yo esto antes? Huele a cerrao, como quien dice. Ya pasó con el infame Destiny 2, y ahora este Fallout 76 sigue la senda de los de Bungee. Un juego que más bien podría ser un 1.5 de su antecesor Fallout 4, más que toda la novedad que nos prometían.

Las gráficas están algo toscas. También influye en esto que quien escribe estas líneas todavía no ha cerrado la boca ante el espectáculo visual de Red Dead Redemption. A esto hay que sumarle cantidad ingentes de bugs y lag en partidas que solucionarán con parches con el tiempo.

Pero… ¡Maldita sea, si es que sigue siendo un Fallout! La diversión sigue intacta, las horas de vicio no se van a resentir y seguro que (lamentablemente, todo sea dicho) en un tiempo sacarán nuevas ediciones completas y que harán del juego de Bethesda una auténtica joya. Aunque actualmente no sabemos si catalogarlo de esta manera todavía. ¿Es un juegazo o por el contrario os ha decepcionado?

Deja un comentario

* Nombre:
* E-mail: (Not Published)
   Website: (Site url withhttp://)
* Comentario:
Escribe el código