¡Envío gratis a partir de 36€! Ver condiciones.

SÍNDROMES RAROS (PARTE 2)

SÍNDROMES RAROS (PARTE 2)

No sabemos cuánta gente padecerá de estos síndromes raros, pero nos gusta ver cómo nuestras cabezas dan vuelcos de 180º para hacerte creer que te pasa algo. Somos seres que inventamos algo que no existía y nuestra mente lo convierte en algo real. Porque os recordamos que los siguientes síndromes raros que vais a leer son totalmente verídicos. Existen y no podemos remediarlos.

Atención que ahí vamos.

SÍNDROMES DE PARÍS

Al menos una docena de turistas japoneses sufren de este insólito 'shock cultural' cada año al visitar París, ya que viajan con unas expectativas y descubren que no era como se imaginaban. Por suerte, la embajada nipona dispone de un teléfono las 24 horas para turistas.
¿Os imagináis que se lo inventaron los primeros japoneses que fueron a París para no pagar la cuenta en el restaurante?

SÍNDROME DE HUCKLEBERRY FINN

Este síndrome, que recibe el nombre del protagonista de la obra de Mark Twain, consiste en una tendencia a evitar responsabilidades como un niño y cambiar de trabajo con frecuencia.
Nosotros nos imaginamos algo así:

-¿Te han vuelto a despedir?
-Es increíble que en pleno siglo XXI no se permita jugar a los tazos en la oficina, ¿qué han hecho con nuestros derechos?
-Creo que voy a pedir el divorcio.
-Oh, vamos... eso es tan típico de los pokémon de tipo aire...

SÍNDROME DEL RESTAURANTE CHINO

En algunos restaurantes de comida china se puede abusar de un aditivo potenciador, el glutamato monosódico, que provoca en algunos pacientes ataques de asma, urticaria o palpitaciones.
Maldita pobreza que nos lleva a locales de 5€, queremos ir a los restaurantes 5 tenedores y buffets asiáticos 5 gatos.

SÍNDROME DE POLLYANNA

Enfermedad relacionada con un optimismo enfermizo. Quienes la sufren suelen idealizar de manera excesiva las situaciones y experiencias y tienden a ver sólo el lado bueno de las cosas de forma radical.

SÍNDROME DE OTELO

Trastorno delirante relacionado con la infidelidad de la pareja. El sujeto se preocupa de forma excesivo e incluso irracional creyendo que le están poniendo los cuernos.
"¿Qué haces viendo el meme del chico mirando atrás a la chica que pasa? ¿¡Te gusta él!? ¡¡LO SABÍA!!".

SÍNDROME DE RAPUNZEL

Se trata de un trastorno intestinal. Al parecer al paciente se le forma una larga cola de pelo (de ahí su nombre en relación a la princesa del cuento) que se extiende desde el estómago hacia el intestino.
Oh, vaya... ¿no nos sobraba con los pelos que tenemos en el culo?

SÍNDROME DE COTARD

También conocido como el mal del muerto viviente. Quienes sufren de este síndrome creen que están muertos y su cuerpo empieza a descomponerse por dentro como un zombie.
Cuánto daño han hecho las películas...

¡Oh, vaya! Se nos ha caído el banner del bolsillo. No pinches, no te interesa lo que lees. Pero por si acaso, nosotros lo dejamos ahí. Que queda vistoso y rellena la pantalla.

Deja un comentario

* Nombre:
* E-mail: (Not Published)
   Website: (Site url withhttp://)
* Comentario:
Escribe el código